el autoempleo femenino como motor de desarrollo

Entre los valiosos ejemplos de la contribución de las mujeres a la lucha contra el hambre y de su aportación al progreso económico, político y social, se encuentra la posibilidad de crear empresas.

En muchos de los países del Sur, donde la gran mayoría de la población vive con menos de un dólar estadounidense al día, y los servicios bancarios y de crédito no son fáciles de obtener para quienes no disponen de un capital, las dificultades a las que se enfrentan las mujeres, precisamente por serlo, son enormes.

Sin embargo, en este entorno adverso, algunas de ellas han encontrado su espacio y están dando grandes pasos que muy pronto podrían transformar la imagen del Sur que manejamos en nuestros días.