Protagonista: Agnès

Lugar: CFR de Tami (Togo)

Entidad: PROYDE

Fecha: 01/08/2007

Autor/a: Nuria López

Tiene 40 años. Nació en Bologou (cerca de Bombouaka). Su padre fue catequista. Falleció en 2006 a los 80 años. Se instaló en Tampialin donde nació su hija que llamó Agnès. Trabajó en la JARCF (Juventudes Agrarias Rurales Católicas Femeninas). Por esto era bastante conocida y el Hno. Denis del CFR Tami la contrató para ser monitora y encargada de los pequeños del centro.

Su marido fue militar. Oriundo de Lotogou. Se conocieron en el CEG de este pueblo donde cursó estudios hasta la 5ème (6º de primaria). Tienen 4 hijos: 2 chicos y 2 chicas. El mayor es mecánico sin trabajo fijo. Desde que se casó ha vivido períodos cortos con su marido. Este estaba en un cuartel de Lomé. Durante las vacaciones lo visitaba y quedó embarazada teniendo 21 años. Entre el primer hijo y el 2º hay un intervalo de 6 años.

En 1994 Pene Matieuyendu Benoît, su marido, ha sido trasladado al regimiento de Niukpurma (cerca de Tami). Ella se trasladó a Dapaong con sus hijos. La JARCF fue disuelta en 1995 y se quedó sin trabajo. Ha sido el período en el que han vivido juntos más tiempo. El marido le aseguraba los víveres. Como los Hermanos de La Salle la conocian y había venido a dar clases de sensibilización en el CFR Tami, estos la contrataron para hacerse cargo de los niños pequeños del centro, cargo que ocupa desde entonces.

Dice no haberse casado por amor sino por necesidad y por conveniencia. Circunstancias de la vida. Los hijos son adoptados y viven con la familia en su sentido más extenso. Dice encontrar muchas dificultades. Con sus hijos ella tiene buenas relaciones. Habla con ellos y los educa bien.

Sus relaciones con las compañeras de trabajo son buenas y se ayudan mutuamente. Como si fueran de su familia. No hay problemas. Le gusta su profesión porque quiere mucho a los niños y está a su servicio para que crezcan sanos y contentos. Antes, los niños estaban abandonados. Ahora los ve mucho más asistidos por sus madres y familia.

A la mujer la ve dedicada a un trabajo. No puede quedarse con los brazos cruzados. Pero todavía es grande su sufrimiento: los hombres son los que mandan. La mujer tiene que someterse a la voluntad del hombre. Hace algún tiempo había intercambio de mujeres y existía la dote. En la actualidad, la sociedad se va dando cuenta de que no era bueno ese sistema. Pero aún el matrimonio sigue siendo una imposición.

Agnès piensa que si la mujer trabaja podrá ser más libre. Pero hay que tener en cuenta que la mujer sola no es bien considerada. Para que la mujer sea más libre, las relaciones matrimoniales tienen que cambiar y mucho. Según ella los hombres de hoy ven bien que la mujer trabaje. Con relación al reparto de la herencia, las hijas son discriminadas porque tienen preferencia los hijos. La madre reparte lo que tiene con las hijas. Si las relaciones padre, hermanos y hermanas es buena, éstas, si piden ayuda a su padre, puede que la consigan.

La misma discriminación existe con respecto al trabajo: las mujeres encuentran mayores dificultades a la hora de buscar empleo. Con recomendación será más fácil. Para contraer matrimonio existen arreglos entre hermanos y hermanos de distintas familias y pueden llegar a un entendimiento.

Dice haber visitado varias veces Burkina Faso por ser de la JARCF. Ha estado varias veces en Ghana. Ha ido a Lomé por estar su marido en la capital. Visitar el extranjero en grupo sí, sola jamás. Por su trabajo y el buen ambiente reinante en el Centro, se encuentra a gusto. No le gustaría vivir fuera de su país.

Está al tanto del problema del SIDA que lo considera muy grave por los sufrimientos que trae consigo. Los que la padecen se sienten marginados y abandonados. Ha oído hablar del tema a partir de los 30 años. Por culpa de esta enfermedad muchos niños están huérfanos al perder a sus padres.

Ha hablado de tres cosas positivas: la educación, la escuela y la salud. Cosas que no van bien en la sociedad en la que vive: la dificultad de los jóvenes en encontrar empleo; no tienen medios para montar un tallercito. De aquí a 5 o 10 años tiene pocas perspectivas de poder llevar una vida holgada. Es bastante pesimista al respecto y está preocupada.