Protagonista: Escuela de Promotoras/es Rurales

Lugar: Bata, Guinea Ecuatorial

Entidad: Escuela de Promotoras/es Rurales

Fecha:

Autor/a: Escuela de Promotoras/es Rurales

La Escuela de Promotoras/es Rurales atiende la formación intensiva, durante un curso escolar, a un grupo de animadores de poblado de selva. Permanecen en esta Escuela en forma de internado. En ella comen, viven, reciben las clases, etc.

Es una experiencia muy fuerte porque conviven personas de distintas tribus y esto en su contexto cultural, exige un aprendizaje muy serio. Ellos proceden de los poblados de selva, en los que viven casi subsistiendo, con los productos que sacan de sus “pequeñas fincas” trabajadas siempre por la mujer, después que el hombre ha desboscado un pequeño lugar, cortando y talando los árboles y la maleza de un pedazo de selva.

Sus condiciones de vida sólo les permiten aportar a la Escuela la yuca y el cacahuete que sacan de las fincas, lo demás lo pone la Escuela: alimentación, aseo, material de estudio, profesores, etc.

En esta formación de líderes hemos considerado esencial incorporar a sus esposas para recibir una formación conjunta. Por eso en la tercera semana de cada periodo de permanencia en la escuela se incorporan las esposas de los alumnos y se llevan a cabo lo que llamamos “Cursillos Matrimoniales”, en los que se da una formación intensiva de pareja y se tiene en cuenta de forma especial la penosa situación de la mujer.

Para llevar a cabo estos cursillos matrimoniales y formación especial de la mujer, estamos necesitando cada año de la colaboración de gente amiga que crea que vale la pena ayudar a la mujer a levantarse sobre sus propios pies y enseñarle a vivir con dignidad.

La mujer ha vivido relegada a las tareas de cultivo de la finca con sus solas manos y un machete, vive casi dedicada a tener hijos, criarlos y muchas veces verlos morir. Acarrea el agua, la leña, la yuca y cuanto hay que transportar, que lo hace siempre a sus espaldas. Estas mujeres apenas asistieron a la escuela, tienen conocimientos mínimos de higiene y salud, de cuidado de sus hijos, en cambio, han heredado de sus tradiciones montón de creencias supersticiosas que las esclavizan y les aumenta el sufrimiento a causa de tanta ignorancia. Y sin embargo son las educadoras de sus hijos y las transmisoras de los valores y antivalores de su cultura. Nosotros creemos que educar a la mujer es educar a un pueblo y que lo que se haga por ella es garantía de nuevas generaciones

En los cursillos que llamamos matrimoniales les ofrecemos un abanico amplio de formación. A continuación presentamos las asignaturas que reciben, claro que muy acomodadas a su sencillez y capacidad. Cuando van viniendo de cursillo en cursillo, ellas mismas cuentan las cosas que van cambiando tanto en su relación de pareja, como en el cuidado de los hijos, o en la higiene y prevención de enfermedades.

Asisten a la Escuela de Promotoras/es Rurales de Bata siempre con el último hijo que están criando o amamantando. Por eso tenemos que buscar algunas personas que hagan el papel de niñeras durante la semana de cursillo intensivo, para que cuiden de los hijos de todas bajo la sombra de un árbol, mientras sus madres asisten a clase y van cambiando tantos esquemas esclavizantes que las machacan y de los que no tienen conciencia.