más allá de las fronteras

Existen 22 millones de refugiados en el mundo. 17 millones son mujeres (entre el 70 y 80 por ciento del total de los refugiados).

De acuerdo con la "Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados", Refugiado es una persona que "debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda acogerse a la protección de tal país".

No consiste en un abandono voluntario, sino en una huida por lograr una protección en otro país que el suyo propio no es capaz de otorgarle.

Estas mujeres, en muchas ocasiones deben someterse a un exilio marcado por el acoso, la indiferencia oficial, abuso sexual... todo ello, a la par que cuidan por la integridad y bienestar de sus familias.

La situación que viven estas mujeres comienza a partir de que se da el conflicto armado, en el que ya deben velar por su integridad, hasta el momento en el que pueden regresar a sus países.

Sin contar con la protección de sus hogares, sus gobiernos y en muchos casos de las estructuras familiares tradicionales, las mujeres se encuentran con frecuencia en situaciones de vulnerabilidad. Se enfrentan a los rigores de largas jornadas de camino hacia el exilio, el acoso o la indiferencia oficial y con frecuencia al abuso sexual, incluso una vez que han alcanzado un lugar aparentemente seguro.

Las mujeres no sólo deben lidiar con estas amenazas personales y la consecuente estigmatización social que muchas veces acarrea, sino que deben encargarse de la seguridad física, el bienestar y la supervivencia de sus familias. Por todo ello, es necesario el acceso de las mujeres a la protección legal y a la ayuda humanitaria de emergencia mientras intentan reconstruir sus vidas.


Fuente: UNIFEM/ACNUR.


Nos violan cuando vamos a por leñatextofotovideo