trabajadoras

El papel tradicional femenino ha alejado históricamente a la mujer del trabajo asalariado (y del campo empresarial) limitando eficazmente su acceso a una independencia económica con respecto a su marido.

En los países del Sur, el 80% de la mano de obra del campesinado está compuesto por mujeres. Este trabajo, junto a las tareas domésticas, constituye un trabajo no visible que recae en los hombros y espaldas de las mujeres.

El porcentaje de mujeres asalariadas en los países del sur es muy reducido. En su gran mayoría, está compuesto por puestos de trabajo para grandes empresas transnacionales textiles en las que se produce una fuerte discriminación de género, ya que las mujeres cobran más del 30% menos que los hombres por el mismo trabajo, así como un recorte de sus derechos como trabajadoras, siendo discriminadas y sometidas a abusos y reducción de sus derechos.

Por todo ello, se están impulsando nuevas líneas de financiación mediante microcréditos con el fin de conseguir un trabajo asalariado y/o emprendedor por parte de las mujeres, que fortalezca su situación.


Hanna, madre

Situación de la mujer en la India